1 año de COLORES

Un día como hoy, a las 18,30 de la tarde, hace un año, estrenaba COLORES.

Qué nervios. Qué difícil. Qué maravilloso.

¡¡¡¡1 AÑO DE ÉSTO!!!!

Estaba tan sola y tan acompañada al mismo tiempo que aún no me he recuperado de tantas emociones. Me siento tan agradecida por el regalo de este año. No pude haber imaginado un comienzo mejor. 60 funciones. Personas desconocidas que se entregan con sonrisa. Pequeñ@s que me regalan su sinceridad más absoluta. Invisibles que hacen equipo conmigo y no se cansan de acompañarme para agarrarme en el desequilibrio y tumbarse conmigo si me caigo. Los mismos que hicieron posible TODO. Que empujaron conmigo y me dieron TODO de ell@s.

Porque tuve quien hizo realidad todos los vestuarios que dibujé. Y tuve a quien le faltó tiempo para crearme un suelo donde sonar, y quien me dejó hacer de una peluquería un teatro. También hubo quien inventó con todo lo que vió un cuento solo para mi lleno de amor. Y, qué suerte la mía, que también tuve quien vino a toda prisa la primera vez que se me cayeron todas las papeleras. Y me las recolocó. Hubo quien me hizo un tutorial personal de cómo contrapesar un títere y quien bailó solo para mi una y otra vez. Y quien siempre tenía palabras de apoyo a cualquier hora. Y abrazos, también tuve muchos. Y quien dormía soñando lo mismo que yo. Tuve la sinceridad sentada en frente muchas horas, y me supieron decir qué faltaba qué sobraba… me mostraban el camino a cada vez. Qué suerte. Qué suerte y qué maravilla que tuve quien repartió publicidad como si le fuera la vida en ello. Le iba, le va… Aún se le va. Y sobretodo quien me regaló un llanto que copiar, y quien miraba. Sólo miraba. Y también me regaló su mirar. Y este equipo incondicional hizo que Colores tuviera forma para que ese 17 de febrero de 2018 mi idea, mi sueño, pudiera hacerse realidad.

Y se hizo. Gracias MariCarmen, Paco, Lulu, Belén, Vir, David, Mai, Jose, Daniela y Leo. Sin vosotros COLORES no sería COLORES.

 

Amarillo, morao, azul, rojo, verde…

Sigo sintiendo un relío de emociones con todo ésto, porque Colores sigue en mi, sigue caminando a pesar de lo que cuesta este maravilloso oficio.

Sigo sintiendo a lo grande porque sigo dando pasitos de a poquito, porque sigo descubriendo y aprendiendo. Porque no voy sola. Y porque celebro este primer año rodeada de papeleras y pequeñ@s que juegan conmigo y con los COLORES.

Parece mentira, ¡¡un año de Colores!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *